Hay que dar visibilidad al papel de la mujer en el mundo digital para atraer a más talento femenino

Actualizado: abr 2


Actualmente, las mujeres sólo representan el 24% de la fuerza laboral del sector de la Ciberseguridad, a pesar de ser casi el 50% de la población mundial. Debemos esforzarnos por conseguir que cada vez haya más mujeres y que se conviertan en grandes referentes. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del encuentro organizado el pasado 16 de marzo bajo el epígrafe "Mujeres en ciberseguridad, acortando la brecha de género", y que contó con la participación de la Cámara de Comercio España-Israel, el Centro Sefarad-Israel y cuatro mujeres de Women4Cyber Spain, además de ser moderado por África Semprún, periodista de Empresas y Finanzas en elEconomista.

“Aumentar la participación de la mujer en la tecnología, el emprendimiento y la innovación, así como en el mundo laboral en general, tendrá importantes consecuencias en el crecimiento económico y en la igualdad. En ciberseguridad las mujeres están infrarrepresentadas, de modo que acortar las brechas de género es una responsabilidad y un reto de todos”, afirma Gil Gidrón, Presidente de la Cámara de Comercio España-Israel.

La brecha de género también es muy patente en Israel, país que se alza como la principal potencia en ciberseguridad y que concentra el 30% de la inversión mundial en este sector, pero donde sólo el 8% de las start ups tecnológicas son lideradas por mujeres. Con 9 millones de ciudadanos, Israel tiene el mayor ratio de ingenieros del mundo por habitante, pero solo el 22% de los puestos de innovación lo ocupan mujeres. Miguel de Lucas, Presidente del Centro Sefarad de Israel, reconoce que “la ciberseguridad es un tema fascinante y queda mucho camino por hacer para la mujer”. Al tiempo que asegura que “la política exterior diseñada por este gobierno es reducir esta brecha”.


Las jóvenes necesitan referentes en las que mirarse

“Cuando empecé hace 30 años en el mundo de la ciberseguridad, las mujeres éramos solamente un 11% mientras que el año pasado éramos ya el 24%, lo que demuestra que todo el esfuerzo que estamos haciendo para darnos visibilidad está dando frutos. Lo más importante es generar confianza; es un hecho que las adolescentes pierden confianza en sí mismas aunque tengan buenas notas y no se ven en una carrera técnica, en buena medida debido a los estereotipos sociales, no se ven a sí mismas haciendo frente a una ingeniería. Vemos que las jóvenes lo tienen muy duro, hay muy poca cantera. De ahí que una de las líneas troncales de trabajo de Women4Cyber Spain sea la concienciación, la formación y dar visibilidad con estos eventos para que la sociedad vea qué trabajo hacemos, hay que visibilizar el talento femenino para atraer a más talento femenino”, comenta Eduvigis Ortiz, Presidenta de Women4Cyber Spain.

La ciberseguridad es muy amplia y transversal. En general, la ciberseguridad sufre las mismas carencias que todo el sector de la tecnología, como es la falta de referentes femeninos. Las niñas y las jóvenes no ven que las carreras STEM sean un camino para ellas, lo ven como algo ajeno; “el principal obstáculo es la falta de visibilidad del trabajo de muchas mujeres, que no es visible, lo que agudiza la falta de referentes, de ahí que en W4C trabajamos para crear una cantera”, añade Eduvigis Ortiz.

La ciberseguridad, un sector interesante y no muy conocido

Muchos profesionales que se dedican a la tecnología desde diferentes campos, como las comunicaciones, las bases de datos o los sistemas operativos, “evolucionan en su trayectoria hasta llegar al ámbito de la ciberseguridad y se encuentran con una experiencia enriquecedora donde se trata de encontrar los gaps que hay y solucionarlos antes de que los detecte un ciberdelincuente”, explica Julia Perea, Directora de Seguridad Digital de Telefónica España. “No hay tantas mujeres en el sector tecnológico porque nos cuesta mucho entrar. Debemos esforzarnos por transmitir todo lo que se puede aportar desde la tecnología a la sociedad”.

Por su parte, Elsa Vicario, Agente Primera de la Sección Central de Delitos en Tecnologías de la Información de la Ertzaintza, coincide con Julia Perea y apunta que “las mujeres somos más comunicativas y empatizamos más, nos imaginamos el mundo de la ciberseguridad siempre vinculado a una máquina y no es así, hay que eliminar esa barrera. Mi trabajo tiene también mucho de trato humano, de estar con personas, como son las víctimas y no picando código delante de la máquina”.

Mientras que Daniela Kominsky, Country Manager de Cymulate Iberia, nos recuerda que la sociedad en general “está más acostumbrada a relacionar a las mujeres con el sector de la educación, de la salud o temas sociales y pareciera que en este mundo de la ciberseguridad no tenemos cabida, pero hay muchas mujeres a las que nos gusta este sector al que hemos llegado por diferentes razones. (…) En mi caso, siempre estuve relacionada con la innovación y el emprendimiento, siempre me resultó muy atractivo, no tanto la tecnología en sí, sino cómo la tecnología nos transforma como sociedad”. Para Daniela Kominsky, uno de los frenos de nuestro avance “es que a veces nosotras mismas no creemos en nuestra capacidad, en buena medida esto tiene que ver con la educación, cuando tenemos 12 años, nos dicen que la tecnología es para los varones y que nos dediquemos a otra cosa. Ahí es donde tenemos que trabajar fuerte porque las mujeres somos iguales de capaces que los hombres. Nuestro perfil es igual al del varón, tenemos que creer en nosotras”. Es mundo de la ciberseguridad es muy atractivo y en él las mujeres tenemos mucha cabida y mucho que aportar.

35 vistas0 comentarios